top of page

COP26 y el Retorno de los Bosques


Esta semana comenzó oficialmente la Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en Glasgow, Reino Unido. Cumpliendo con el calendario, el martes 02 de noviembre se realizó el “Leader’s Event: Action on Forest and Land Use”, oportunidad en que los presidentes de Indonesia y Colombia, así como el primer ministro del Reino Unido, presentaron sus principales visiones y compromisos para iniciar las conversaciones.


Captura #COP26: Forests and Land-Use Narrated by David Attenborough

El ciclo comenzó con un video narrado por la inconfundible voz de Sir David Attenborough, naturalista y voz de decenas de documentales sobre el mundo natural que nos han acompañado durante tantos años. Como siempre, el mensaje es sencillo y claro: los bosques son esenciales para la vida y la biodiversidad, y por tanto la misión global debe orientarse no solo a la prevención de la deforestación, sino que también a la restauración del ecosistema dañado.


En efecto, la deforestación y el impacto de la agricultura representan alrededor de ¼ de las emisiones globales, mientras que el 80% de la deforestación del bosque tropical se lo debemos al intercambio global de productos agrícolas, según lo afirmó Boris Jonhson en su intervención. “Tenemos que proteger y restaurar”, sentenció.


Por su parte, el presidente de Colombia Iván Duque, eligió iniciar su presentación indicando que ser positivos con la naturaleza es igual de importante que lograr la neutralidad climática (asociada también con la carbono neutralidad). El presidente destacó la participación y compromisos del Estado de Colombia en esta materia, pero sin duda lo que mayor atención ha generado, es el compromiso de adelantar el cumplimiento de los acuerdos del “Leaders Pledge for Nature 2030”, señalando que para el 2022 al menos el 30% del territorio colombiano será declarado área protegida, es decir, 8 años antes de lo agendado.


Captura #COP26 Leader´s event: Action on Forest and Land-use

Evidentemente, las intervenciones de los líderes no son azarosas. De acuerdo con diversos medios de prensa y compromisos asumidos por Alemania, Noruega y el Reino Unido, estos gastarían más de 300 millones de dólares entre el 2020 y 2025 con la finalidad de proteger los bosques amazónicos colombianos, todo en el contexto del acuerdo de bilateral anunciado en 2019 destinado a frenar la deforestación, entre otros objetivos. Desde este punto de vista y considerando las herramientas financieras que deben seguir generándose rápidamente en los próximos años, Iván Duque no se equivocaría: la COP26 es histórica porque se trata de cómo vamos a movilizar fondos para proteger el mundo natural.


Al respecto, durante la intervención del Presidente Joko Widodo de Indonesia, destacó la firma de la declaración “Bosques, Agricultura y Comercio de Productos Básicos” (“Forest, Agriculture and Commodity Trade: A Roadmap for Action”. FACT Dialogue), el que se encuentra respaldado hasta entonces por a lo menos 28 países, entre ellos por los vecinos Brasil, Colombia, Perú, Uruguay y Estados Unidos. Chile no aparece entre los adherentes.


Desde el punto de vista de los incentivos y considerando la escasez de tiempo, potenciar el financiamiento para combatir la deforestación y especialmente la restauración de los ecosistemas dañados, así como el rol de los pueblos originarios en estas materias, parece un punto positivo y deseable a la brevedad. El pago por servicios ecosistémicos y principalmente, el pago a países con economías emergentes que podrían ver mermadas sus oportunidades de crecimiento tradicionales producto de los desafíos globales es una oportunidad valiosa que esperamos pueda seguir explorándose, implementándose y mejorándose en el tiempo. Claro está, sin perder de vista el objetivo inicial de devolver a nuestros bosques los espacios que le hemos arrebatado: de asegurar el retorno de los bosques. Este punta pie inicial debe ser rápido y efectivo, ya que para el trabajo posterior, la naturaleza claramente no nos necesita para nada.


Y tú ¿Qué rol crees que Chile debería tener en esta materia? ¿Son nuestros bosques y áreas silvestres protegidas no solo un beneficio para el territorio sino que para toda la humanidad? ¿Deberíamos ser beneficiados económicamente por ello?


Revisa aquí:



Fuentes:


89 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page